Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Sociedad para el Desarrollo Económico de Debabarrena

Navegación
Usted está aquí: Inicio Noticias El proyecto europeo Opengela concluye con un nuevo modelo de regeneración urbana que ya se aplica en 10 barrios y se extenderá a otros 14

El proyecto europeo Opengela concluye con un nuevo modelo de regeneración urbana que ya se aplica en 10 barrios y se extenderá a otros 14

24/11/2022
Las ‘opengelas’ de los dos pilotos han acompañado a cerca de 800 personas en la rehabilitación de sus edificios. Hasta ahora se ha propiciado un ahorro energético medio por vivienda superior al 60%, una inversión en energía sostenible de 9,6 millones de euros, un ahorro de emisiones de CO2 de 758 t/año, además de movilizar una inversión privada de 3,2 millones de euros.

Después de tres años y medio de trabajo, el proyecto Opengela concluye con su principal objetivo cumplido: instaurar un nuevo modelo de regeneración urbana que ya se aplica en 10 barrios de Euskadi y que tiene previsto extenderse a otros 14. El proyecto financiado por el programa europeo Horizon 2020 expuso ayer, 17 de noviembre, sus principales conclusiones en Bruselas, en un evento celebrado en el Comité de las Regiones.

En la jornada titulada ’The power of One-Stop-Shops’ (‘El poder de las ventanillas únicas’) intervino la delegada del Gobierno Vasco en Bruselas, Marta Marín, además del director de Planificación Territorial y Agenda Urbana, Ignacio de la Puerta, que lidera el consorcio del proyecto. Además, participaron Txari Vallejo (Viviendas Municipales de Bilbao) y Esther Zarrabeitia (Debegesa) para explicar el desarrollo de los dos pilotos en los barrios de Otxarkoaga (Bilbao) y Txonta (Eibar).

El proyecto europeo Opengela cierra su andadura habiendo alcanzado los objetivos propuestos en su inicio y -sobre todo- dando respuesta a uno de los requerimientos más importantes que la Comisión Europea solicita a los proyectos que financia: asegurar su continuidad en el tiempo con la creación de un modelo sólido y replicable.

Durante el tiempo que ha durado el proyecto, las oficinas de barrio de los dos pilotos han atendido a un total de 780 personas que, gracias al acompañamiento del personal técnico y administrativo, han puesto en marcha procesos de rehabilitación de sus edificios que en total alcanzan 469 viviendas. Las intervenciones de renovación han conseguido evidentes mejoras de la calidad de vida de los residentes. Por un lado, se han llevado a cabo actuaciones en las instalaciones para mejorar la accesibilidad (instalación de ascensores, reforma de portales), o la instalación de sistemas de seguridad contra incendios. Y, por otro lado, se han realizado mejoras energéticas (aislamiento de las fachadas, instalación de calderas, cambio de ventanas…) que han incidido directamente en la mejora sustancial de las condiciones de calidad y confort de las viviendas, identificadas con una significativa mejora de la calidad de aire interior.

Estas mejoras se traducen en una inversión en energía sostenible de 9,6 millones de euros, un ahorro de la demanda energética superior a los 3,9 GWh/año, una reducción de emisiones de CO2 de 758 tCO2/año, además de movilizar una inversión privada de 3,2 millones de euros,

Por otro lado, el proyecto ha facilitado la financiación mediante un sistema específico del modelo Opengela dirigido sobre todo a atender a personas en situación de riesgo de vulnerabilidad. Para ello, se han creado líneas de crédito de una duración de dos años para financiar las ayudas públicas, se ha facilitado la financiación para las comunidades de propietarios, y se ha ampliado el límite de edad para el acceso a la financiación hasta los 70 años (la edad media de las personas atendidas supera los 58 años), entre otras medidas.

 

Un proyecto escalable y replicable

Tal y como ha explicado Ignacio de la Puerta, la experiencia obtenida con el proyecto Opengela, además de mejorar la calidad de vida de los residentes, “ha permitido desarrollar un nuevo modelo de gestión que podrá extenderse al resto del País Vasco con los objetivos de reducir el riesgo de pobreza energética entre la ciudadanía, crear barrios con balance energético cero y amigables con accesibilidad universal en el parque edificado y en los entornos urbanos y que puedan convertirse en sumideros de carbono en una significativa contribución en la mitigación y adaptación a los efectos derivados del cambio climático”.

El éxito de esta fórmula ha llevado a extenderla a otros municipios como Lasarte (Basaundi Bailara) y Durango (Aramotz), además de otros como Pasaia (Andonaegi), Abanto-Zierbena (Las Peñucas), Santurtzi (Aurora Vildósola), el Valle de Trápaga (barrio de San Andrés), Orduña (en los conjuntos de Dolores Madaria y Landata) y en Amurrio (Goikolarra).

Además, en Euskadi hay otros 14 barrios que están en las primeras fases de implantación. En Álava se trabajará con el barrio de Zaramaga de Vitoria, en Bizkaia en tres barrios de Bilbao (Párroco Unzeta, Torre Urizar y Uretamendi), en Bermeo (Iparragirre y Txibitxiaga) y en Sestao (Vista Alegre); y en Gipuzkoa en Arrasate (barrio Santa Teresa), San Sebastián (Altza), Eibar (Hijos de Gabilondo), Elgoibar (viviendas Sigma), Errenteria (Beraun), Leaburu (Txarama), Soraluze (Ezozia) e Irún.

A nivel europeo, además de haber compartido experiencias con multitud de otras “One-Stop-Shops” en Francia (Picardie-Pass e Île-de-France énergies), Irlanda (Tipperary-SuperHomes), Italia (Sharing Cities–Milán) y Austria (RecoBooster–Viena), también ha generado interés en otros lugares para implantar este modelo de regeneración urbana. Es el caso de dos regiones de Croacia (por un lado, Medjimurje, y por otro los condados de Varazdin, Koprivnica-Krizevci y Virovitica-Podravina), una de Polonia (Mazovia), una de Grecia (Salónica), además de Extremadura y Asturias, y una entidad irlandesa implantada en tres condados (Carlow, Kilkenny y Wexford). Todas ellas han visitado los barrios piloto de Opengela con la idea de replicar el modelo.

Durante la sesión también hubo espacio para escuchar otros casos de buenas prácticas, como AGREE (proyecto también liderado por el Gobierno Vasco), ComAct (proyecto de regeneración urbana implantado en varios países del Este de Europa) y Renowatt (proyecto implantado en la región belga de Valonia). En la segunda parte de la jornada tomaron parte Julien Dijol (de la Asociación Europea para la vivienda social, Housing Europe, también socio de Opengela) y Amélie Ancelle (de Energy-Cities, la agrupación europea de ciudades para la energía sostenible).

Ejemplo de colaboración público-privada

El proyecto europeo Opengela arrancó en mayo de 2019 y es un ejemplo de colaboración público-privada. Además del Gobierno Vasco, hay otras entidades públicas en el consorcio, como el Ente Vasco de la Energía (EVE), Viviendas Municipales de Bilbao y Debegesa, además de dos organismos a nivel europeo (FEDARENE y Housing Europe) y firmas especializadas en financiación (GNE Finance), comunicación (Gabineteseis) y asuntos europeos (Zabala).

El proyecto europeo Opengela concluye con un nuevo modelo de regeneración urbana que ya se aplica en 10 barrios y se extenderá a otros 14